noviembre 2017

Inicio  /  2017

Muchos de los planes que organizo, no tienen más recompensa que la de completar un objetivo que hemos puesto, crecer en autonomía, trabajar el orden, engordar el buenrollismo familiar... lo cual no es poco. Pero a veces, necesitamos un poco más de motivación y entonces me lanzo al reparto de puntos. Pues bien, hoy te dejo por aquí esta tabla de tareas, para rellenar con puntos y alcanzar un premio final.

En esta vida de locos que llevamos últimamente, cargados de responsabilidades de todo tipo, parece una heroicidad encontrar un minuto para parar y reflexionar. Pero la realidad es que cuando conseguimos hacerlo, las cosas funcionan mucho mejor. Prueba de ello, el menú semanal que tan de moda se ha puesto por facilitar tanto el día a día gracias al ahorro de tiempo, dinero y esfuerzo que conlleva.

Estudiar y repasar las tablas de multiplicar pueden convertirse en una tarea algo tediosa tanto para el estudiante, como para el hermano, amigo, padre , madre o profesor que tiene que preguntarlas. Sin duda el momento más difícil, es ese en el que entran a participar las tablas del 6, 7, 8 y 9, con las tablas de números inferiores todavía cogidas con alfileres. De repente, todas las cifras saltan por los aires.

Parece mentira, pero hay veces que uno no se da cuenta de las cosas que están pasando a su alrededor pero que de alguna forma le están afectando a su estado de humor. A mi por ejemplo, me costó mucho tiempo identificar que me alteraba ver a los niños revoloteando por la cocina con una excusa en la boca del tipo "voy a por agua" "y yo a por un tenedor" "estoy cogiendo una pera de postre", cuando deberían estar sentados a la mesa,...

Con la idea de conocer un poco mejor el funcionamiento del cerebro en general y del cerebro de nuestros niños en particular, para poder comprender un poco mejor nuestras reacciones y la de nuestros niños, en ocasiones un tanto desconcertantes para nosotros padres y educadores, os traigo la obra de LeDoux, un neurocientífico cuya investigación está centrada en los fundamentos biológicos de las emociones,... No os asustéis! Que es sencillo y ayuda mucho,... vamos allá!

El pasado verano, ante una de esas típicas sobredosis fraternales tan habituales de esta época estival, senté a mis hijos y les propuse que pensaran en algo para que todos pudiéramos disfrutar de esos días. Otras veces se me habría ocurrido a mi cualquier cosa, pero esta vez me sentía incapaz de inventar nada. Tanto mehahecho y mehadicho, me habían dejado fundida. 

Pues las dos. Desde luego que hay niños muy responsables desde pequeñitos de forma natural. Sin embargo, no creo que sea lo más habitual y teniendo en cuenta que por alguna razón hoy en día tendemos no sólo a solucionar los contratiempos de nuestros niños, sino a anticiparnos a ellos, creo que padres, madres y educadores, tenemos que educar en la responsabilidad de forma mucho más consciente.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar