Blog

Inicio  /  Blog (Page 3)

Los niños a la edad de 3-5 años empiezan a darse cuenta del paso del tiempo, pero de forma muy abstracta. Es muy fácil identificar esta etapa, porque normalmente viene acompañada de preguntas constantes acerca del tiempo que falta para un cumpleaños, para el fin de semana, para que lleguen los abuelos,... En verano suele ocurrir muchas cosas muy diferentes, lo cual añade mucha incertidumbre a los más pequeños.

No puedo empezar mejor y más contenta la semana, compartiendo con todos la entrevista que los niños hicieron a Iban Barrenetxea a propósito de la lectura del libro Brujarella y las respuestas tan divertidas que el autor nos ha regalado. Hace varios meses, cuando conté a uno de mis hijos el plan, me miró a la cara y me preguntó muy serio si "podía hablar con famosos" como quien habla con el más allá. Entonces me propuso que la próxima vez lo intentara con Cristiano Ronaldo,... Después de leer el libro, partirnos de risa con Brujarella y sus aventuras, preparar preguntas para el autor y leer todas las respuestas de esta entrevista con una sonrisa enorme en nuestras caras, le recordé lo que me había dicho meses atrás y entonces me contestó,...: "No mamá no, Iban Barrenetxea mola mucho más"

El inicio en el consumo de bebidas alcohólicas se sitúa en los 13,9 años. Un 34,9% de los niños de 14 años han participado en un botellón en los últimos 12 meses. El 26,5% de los chicos y chicas de 16 años, ha cogido una borrachera en los últimos 30 días. El 75,3 de los chicos y el 78,2% de las chicas de Educación Secundaria, ha consumido alcohol en los últimos 12 meses.  

El 47,6% de los jóvenes de 18 años tiene un consumo de riesgo los fines de semana.

(Datos de ESTUDES año 2014/2015).

Y la prevención es una de las mejores herramientas que tenemos los padres para evitar el consumo de alcohol en menores. Por eso, este post va dedicado a ti que todavía eres menor. Por eso, hoy te quiero traer 10 razones para convencerte de que el alcohol puede esperar,...:

A estas alturas, muchos tenemos ya organizadas las actividades deportivas, música, pintura o idiomas de nuestros hijos para este verano. Viajes familiares, regiones por descubrir, reencontrarse con los abuelos, tíos y primos,... horas para no hacer nada y para hacerlo todo,... Pararnos a reflexionar acerca de lo que nuestros hijos necesitan como personas también durante el verano, es fundamental. Marcarnos objetivos y planificar con tiempo las distintas estrategias para alcanzarlos, nos va a permitir entrar de forma mucho más serena en estos meses ya de por sí algo caóticos, disfrutar de este tiempo y ya que estamos, crecer con nuestros hijos un poco más y un poco mejor.

EDUCAR SIN GRITOS: ORGANIZA EL VERANO

Me encanta la primavera, los días más largos, las temperaturas suaves, los miles de planes, mi jardín,...

Sin embargo, por todos es sabido que "la primavera la sangre altera" y si tenemos en cuenta que la sangre de nuestros hijos viene alterada de serie, pues normal que estos dos meses que quedan para terminar el curso no siempre sean un camino de rosas,.. nunca mejor dicho.

Ya hemos llegado al final de la primera parte de la primera edición del curso online "Educar Sin Gritos", en el que tanto esfuerzo y cariño he puesto.En esta primera parte, hemos lanzado las distintas lecciones cada lunes, miércoles y viernes. Cada una de estas lecciones a su vez, tenía asociado un taller de trabajo en el que hemos ido y vamos a seguir compartiendo experiencias, planteando casos e inventando soluciones durante los próximos días. Pues bien, es en uno de estos talleres, donde una de las alumnas del curso, comentó que una de las cosas que más usa en casa es el bote contra el aburrimiento. Me encantó. Que yo soy muy de botes. 

Supongo que padres, madres y educadores, muchas veces nos sentimos un poco perdidos a la hora canalizar todo su poder creativo de nuestros niños. No resulta fácil muchas veces, ayudarles a olvidar su timidez e inhibiciones para que creen cosas nuevas e inesperadas. Por eso, quiero compartir este libro maravilloso de Hervé Tullet, que tantas ideas y creaciones fantásticas nos está regalando. Una manera nueva, nada académica, que nos invita a ver cada mancha como el inicio de una creación.…

No tenía pensado pasarme hoy por el blog. Necesito algo de tiempo para organizar un plan que tenemos en mente para el fin de semana y una alternativa por si la previsión del tiempo finalmente se cumple también por Alicante,... Algo que por cierto, no suele suceder,... Pero es que he dejado un sorteo en mi Instagram que quizás os interese a los que queréis participar en el Taller de Literatura Infantil: Brujarella. Es muy fácil, sólo tenéis que nombrar en la publicación (de Instagram) a tres personas. 

Nos reíamos en una de las últimas cenas en casa de Silvia Cenas Adivina, porque nos dibujábamos al salir del trabajo alargando el brazo para enganchar el bolso y el abrigo al vuelo, sacar después derrapando el coche del parking y contar los segundos de cada semáforo en rojo, con una única idea en la cabeza: llegar puntuales a la salida del colegio de nuestros niños, recibirles con millones de besos y aplastarlos contra nuestro pecho en un abrazo lleno de amor incontenido,... y todo ello para que antes, mucho antes de arrancar el coche que nos llevará a casa,... todo el idilio de amor materno-filial se desmorone por cualquier acontecimiento aparentemente insignificante,...

Hoy día, nos llega por todos lados la idea de organizar nuestra vida para optimizar nuestro tiempo y alcanzar más y mejor los objetivos que nos propongamos. Organizamos el menú, el trabajo, la limpieza de la casa, nuestro deporte semanal. Salimos de casa con libretas que llenamos de ideas, la lista de la compra, contabilizamos pasos que transformamos en calorías,... Pero, nos acordamos de organizar a nuestros hijos? Y con organizar a nuestros hijos, no me estoy refiriendo a su agenda escolar y extraescolar, cumpleaños, planes en casa de amigos, llevarles a comprar ropa,... Me refiero a observarlos, conocerlos y ver qué necesitan como personas en ese momento, pensar una idea, organizar un plan que les guíe y acompañarles después en su empeño.

Hace cerca de cinco años, mi hermano Carlos me contó que estuvo en una boda y que unos cuantos invitados habían preparado un flashmob,... En ese momento decidí que no podía morirme sin participar en uno. Y como no iba a esperar a que alguien lo organizara, pues me lié la manta a la cabeza,... Hoy os cuento en el blog, una de las cosas más divertidas y bonitas que hice el pasado 2015,...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar