Blog

Inicio  /  Blog (Page 4)

Hoy os traigo a esta sección, tres inventarios preciosos de animales, árboles e insectos, todos ellos ilustrados por la pintora y dibujante Emmanuelle Tchoukriel, especializada en dibujo médico y científico, quien representa cada imagen con la misma precisión y el arte con que los naturalistas dibujaban, antes de la invención de la fotografía.

Hay días en los que me lo veo todo hecho y otros en los que siento que no doy pie con bola en cuanto a educación se refiere. Pero lo bueno de esos días, es que siempre acabo leyendo o inventando algo que me resulta de gran interés y utilidad. Cuando leo y escucho sobre la preadolescencia y la adolescencia, la palabra confianza baila constantemente junto al diálogo. Sin embargo, tengo que confesar que pese a tener esto muy presente, la confianza es algo que no terminaba de entender,... y me explico. Sentía la confianza como una obligación, una necesidad abstracta y ciega por la que debía confiar en mis hijos, a pesar de que en el fondo de mi corazón, sabía que se iban a equivocar más de una vez,... Y esto que me resultaba tan contradictorio como absurdo, me llevaba a actuar muchas veces, dejando asomar una desconfianza que seguro que ellos captaban.

Hace un año dimos con este juego de mesa de estilo alemán, inventado por Klaus Teuber al no podemos estar más enganchados. En este juego, los jugadores son los colonos que quieren conquistar una isla, para lo que van a explotar los recursos que hay en ella: madera, lana, cereales, arcilla y mineral, que permitirán construir carreteras, poblados y ciudades así como conseguir cartas de desarrollo del juego.

No parece nada complicado ordenar juguetes al lado del reto de conseguir que el orden dure una temporada preferiblemente larga, MUY LARGA. Pues bien, hace unos meses entré en el cuarto de los juguetes de mis hijos a pasar el aspirador,...y salí de ahí dos días después. Organicé hasta la última pieza de lego, pistolas y tacitas de los playmobil, gomas, tazos, cartas,... TODO. Me doy pena sólo de pensarlo, pero la verdad es que mereció la pena. Y mucho.

Creo que las ilustraciones de Paula siempre me atraparán y eso es justo lo que me ocurrió hace unos días, cuando me lancé en busca de un nuevo álbum infantil en medio de la enorme nave llena de estanterías separadas por menos de un metro con montones de libros de todas las editoriales en todas las direcciones. No había una pila enorme, no. Cuando pasé por delante, sólo quedaba uno, pero era de aquellos libros que te hacen tender la mano,... Esa tórtola con capota me enamoró al instante. Sin duda tenía que ser de Paula Alenda.

Hace unos días escuché en la puerta del colegio a una mamá comentando que si su hijo sacaba un 10 en un examen ella le decía algo así como: “bien hijo, un 5 para ti y un 5 para mí”. Me dejó helada. Muchas vueltas le he dado a esa frase desde entonces. Cierto es que los padres debemos estar pendientes de nuestros hijos, ayudarles, guiarles, reconducirles, exigirles, pero,… es eso lo que estamos haciendo?

Ya sabéis los que me seguís desde hace tiempo, que en casa me gusta que los niños ayuden en las tareas domésticas. No es mucho el tiempo que les quita y a cambio le encuentro muchos beneficios. Sin embargo, pese a lo convencida que estoy de ello, tiendo a caer en el "casi lo hago yo, que voy más rápido y lo dejo mejor", en el que quedo estancada sin darme cuenta un tiempo más o menos prolongado antes de que una voz interna que dice algo así como,... "...pero bueno, será Marqués,...?" me haga despertar.

Diagnosticado el primero de mis hijos con pre-adolescencia aguda y ante los primeros síntomas de contagio del segundo, soy consciente de que aunque hayamos entrado de puntillas y casi como sin querer, nos vamos a quedar a pasar una buena temporada por aquí ya que nos queda al menos 10 años para declarar esta casa libre de pre-adolescencia, con varios años por delante para acabar con su hermana mayor. Es por ello que tengo bien abiertos los ojos para identificar cualquier señal que me permita situarme  en disposición de tregua, negociación, ataque, defensa y ya que estamos, echarme unas risas con ellos.

Supongo que a estas alturas, la mayor parte de la población de este país no sólo tendrá escogido su propósito de año nuevo, sino que ya estará apuntada al gimnasio, suscrita a algún curso de inglés por fascículos o elaborando exquisitos menús semanales a la par de saludables. Sin embargo, voy a dejar mi propuesta al propósito de año nuevo para los más rezagados, para los indecisos o por si quedaba alguno por ahí sin plantearse un propósito todavía,...: Estaba claro, NO MÁS GRITOS.

Creo que estas fechas nadie se libra de ir de cabeza. Entre que tenemos que hacer mil cosas y que el cambio de año parece presionarnos un poco a cumplir con todas, nos queda poco espacio para todo. Dentro de un par de días viajaré a Pamplona para disfrutar de mi familia, amigos y como no de mi tierra. Este año, el 29 de diciembre a las 17:30 en Pamplona, estaré dando el taller "educar con humor y mucho arte" en colaboración con Familias Numerosas de Navarra. No sé cómo agradecer la acogida que ha tenido esta iniciativa. Espero saber devolveros tanto cariño recibido. Debido a que mucha gente se ha quedado sin plaza, estamos trabajando para repetirlo al día siguiente a la misma hora y mismas condiciones. Os confirmaré por las redes sociales. 

Sin duda, las nuevas tecnologías son maravillosas. De repente, tenemos el mundo en la palma de nuestra mano: ideas, personas fantásticas, todo tipo de información,… Pero no si un precio: el vértigo y la desconexión de uno mismo y de los demás.

Hoy nos hemos unido, Laura  MTPE desde la perspectiva de la educación e Isabelle TFMP con la visión de tomar decisiones de forma libre, para lanzar el #RETOMENOSMOVIL.

Queremos compartir ideas que nos ayuden a convivir de forma saludable con las nuevas tecnologías,… Aprovecharnos de ellas, sin que ellas se apoderen de nuestras vidas,…

¿Quieres formar parte?

No es fácil controlar una rabieta de un niño de dos años, pero todo el mundo habla de ella y al menos estás seguro de que tu pequeño se está comportando de una manera predecible. De lo que se habla muchísimo menos es de esa pérdida absoluta de los estribos en niños mayores. Esa transformación que jamás imaginamos y que ya no esperábamos una vez superada la etapa de los 2-3 años. Creo que una da las cosas que más me ha ayudado en la educación de mis hijos, es comprender las emociones fuertes en general y la ira en particular, aceptarlas, aprender a gestionarlas y enseñar a controlarlas.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar